Una nueva etapa

Ha llegado el momento de iniciar una nueva etapa bloguera. Por ello, desde hoy, queda inaugurado mi nuevo blog, Cuando acaba una historia.

Este nuevo blog será, principalmente, literario. Seguiré publicando reseñas, book hauls y wrap ups y continuaré con el reto ALP que empecé en enero. Pero también incluiré otros contenidos relacionados con libros, con los que pretendo exprimir aún más las lecturas que vaya haciendo y, además, ofrecer un contenido de más calidad a los/as seguidores/as.

No quiero alargarme demasiado, así que te invito a que te pases por mi nuevo blog y lo descubras tú mismo/a. Igualmente, dejaré este blog abierto, del mismo modo que lo haré con Lo veo y te lo reseño, por si alguna de las lecturas, películas o series sobre las que buscas información ya han sido reseñadas por aquí.

Y eso es todo. Te espero en Cuando acaba una historia.

Book Haul enero 2020

Hoy es sábado, el segundo de febrero, así que toca hablar de los libros que compré durante el mes pasado. Pero antes, una pequeña actualización sobre mi actual crisis lectora.

El lunes, en la entrada de resumen de la semana, comentaba que ando un poco floja con el tema de la lectura y que, por tanto, no iba a publicar ninguna reseña en estos días. Pues bien, la situación no ha mejorado y no sé si lo hará de cara a la próxima semana. Ayer estuve leyendo un poquito, pero no sé si ha funcionado, porque hoy ando con las mismas ganas de leer: ninguna. Así que solo me queda “obligarme” un poquito, a ver si voy sacando adelante lecturas, porque se empiezan a acumular. Además, los días van pasando y el reto de este mes está sin empezar. ¡Qué desastre!

Dicho esto, vamos con el Book Haul de enero, que es a lo que hemos venido hoy. En enero compré cuatro libros, todos ellos en ebook. Además, recibí un regalo en forma de libro de papel. Así que, en total, son cinco nuevos libros. Te cuento:

Los dos primeros llegaron el mismo día. “Cómo monetizar tu blog de escritor”, de Ana González Duque, es un libro cuya reseña te dejo enlazada en el título. Como ya comentaba en ella y en el Wrap Up de enero que publiqué la semana pasada, es un libro que funciona como segunda parte de otro llamado “El escritor emprendedor”. Yo, que soy así de rebelde, empecé la casa por el tejado y, aún así, me ha parecido muy interesante y útil, no solo para un/a escritor/a que quiera sacar rendimiento económico de su blog. Creo que sus consejos se pueden extrapolar a otro tipo de blogs también. Muy recomendable, aunque supongo que mejor aún si empiezas por el principio.

El otro libro que compré ese mismo día fue “Bajo el cielo escarlata”, de Mark Sullivan. Se trata de una novela basada en la historia real de Pino Lella, un chico italiano de 17 años cuya vida cambió drásticamente cuando pasó de ser un chaval normal y corriente de Milán a un espía de la Resistencia italiana. Este también está leído y reseñado en el blog. Un libro muy recomendable, que me gustó bastante a pesar de estar ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Ya comenté que las novelas de esta época no son lo mío, pero de vez en cuando no viene mal leer algo sobre el tema.

El siguiente libro es uno de los tres que tengo empezados ahora mismo: “Orígenes. Cómo la historia de la Tierra determina la historia de la humanidad”, de Lewis Dartnell. Con este sigo por donde comenté en la entrada del lunes. Es bastante interesante, ya que, como bien dice su subtítulo, nos habla de la forma en que los cambios que se han producido en el planeta a nivel geológico han influido en la forma en que los humanos hemos ido evolucionando (o involucionando, viendo cómo está el patio). Todavía me queda mucho libro por delante, así que a ver si me pongo las pilas.

Y, por último, casi a finales de mes llegó a mi Kindle “El libro Pussy Riot. De la alegría subversiva a la acción directa”, de Nadya Tolokonnikova. Este libro llevaba mucho tiempo en mi wishlist de Amazon, ya que había visto algunas reseñas muy positivas. Por ahora, es una de mis próximas lecturas, aunque quién sabe cuándo será eso…

Hasta aquí lo comprado. Pero hay más. Como regalo de Reyes, recibí “Patria”, de Fernando Aramburu. Llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro, casi desde su publicación se podría decir. Y fíjate cómo es la vida, que creo que este es el libro que “me ha metido” en la crisis lectora en la que me encuentro. Tampoco he avanzado con él desde la entrada del lunes, así que todavía tengo mucha historia por delante. Pero, como creo que ya dije entonces, me transmite tanta tristeza que, unido a que lo empecé en unos días en los que tampoco estaba muy animada, me ha echado un poco para atrás. A ver si este fin de semana puedo dedicarle tiempo y avanzar lo suficiente para que su reseña esté lista para el próximo jueves.

Y ahora sí, esto es lo que ha dado de sí el mes de enero. La verdad es que no ha habido demasiadas ofertas tentadoras en el Kindle. Y también he mirado muy mucho lo que comprar. Como dije en otra entrada, mi intención es ir leyendo lo que va llegando para que no se acumule y en ello estoy. Ahora solo me queda espabilar y ponerme manos a la obra con todo lo que tengo empezado.

El lunes habrá entrada, como cada semana, en la que no habrá grandes novedades, pero para la que espero estar en condiciones de informar sobre si habrá o no reseña el jueves. Crucemos los dedos…

Mejores lecturas de 2019

En el wrap up de diciembre comenté que me quedaba una entrada más para cerrar el 2019. Pues aquí está: una pequeña recopilación de las mejores lecturas del año. Sí, ya sé lo que estás pensando: “a buenas horas…”. ¿Pero no dicen que más vale tarde que nunca? Además, todavía hay gente por ahí deseándole un feliz año a los demás…

En 2019 leí 100 libros, lo que supone una alegría para mí por dos razones: primero, porque nunca había leído tanto en un solo año, y segundo, porque venía de una gran crisis lectora en 2018, por culpa de la cual leí solo 29 libros. Además, he aprendido dos cosas importantes: que “leer más” no significa “leer mejor” y que lo mejor es buscar un término medio (ni 29, ni 100).

Dicho esto, vamos con las que fueron las mejores lecturas de 2019. He elegido cinco, pero no sabría decir cuál me ha gustado más, así que las voy a ir nombrando en el mismo orden en que las leí.

La primera gran lectura de 2019 fue “Yo, Julia”, de Santiago Posteguillo, que leí en febrero. Julia Domna fue una mujer adelantada a su tiempo y, por desgracia, la Historia la ha olvidado. Por eso me parece tan recomendable este libro. No solo está bien escrito, sino que nos trae una historia poco conocida, con una protagonista carismática con una inteligencia y una capacidad estratégica superiores a las de sus contemporáneos, cuyo gran proyecto era fundar una dinastía de emperadores. Que no te asusten sus algo más de 700 páginas porque, palabrita, merecen la pena todas y cada una de ellas.

En abril le tocó el turno a “Los niños de Lemóniz”, de Estela Baz. Esta es la historia del infierno que vivieron los trabajadores de la central nuclear de Lemóniz y sus familias por culpa de las amenazas y los ataques de ETA. La autora utiliza su propia infancia como base para construir este relato que es más especial si cabe por estar narrado por una niña de apenas 4 o 5 años, Ángela. Esto, precisamente, hizo que no fuese una lectura fácil para mí, ya que había momentos en los que necesitaba parar y respirar hondo. Sin embargo, creo que es de esas historias que se deben conocer y que no podrían estar mejor escritas.

A principios de julio terminé “Voces de Chernóbil”, de Svetlana Alexievich. Lo tenía pendiente desde hacía algún tiempo, pero todo se precipitó con el estreno de la serie de HBO (que está parcialmente basada en él). Se trata de un libro que recoge el testimonio de personas que, de una u otra forma, estuvieron relacionadas con el desastre nuclear de Chernóbil. La autora, galardonada con el Premio Nobel de Literatura de 2015, consigue retratar a la perfección la mentalidad de los vecinos de la zona, además de descubrirnos el impacto que años después (fue escrito en 1997) sigue teniendo lo ocurrido. Y no solo en Ucrania, sino también en Bielorrusia, de donde es la autora y cuya frontera se encuentra cerca de la central.

También en julio tuve la que, probablemente, ha sido la lectura más emocional de 2019: “13 almas”, de Sara de Miguel. A través de 13 historias reales, la autora nos habla de su labor como psicóloga de cuidados paliativos. Como te imaginarás, es un libro durísimo de leer, pero merece la pena hacerlo por toda la sabiduría vital que encierra. Y es que, tal y como yo lo veo, nadie entiende mejor el significado de la vida que aquel o aquella a quien se le acaba el tiempo.

Por último, en noviembre terminé “Figuras ocultas”, de Margot Lee Shetterly. Este ensayo nos descubre la historia de aquellas mujeres afroamericanas matemáticas que, en la época de la segregación en EEUU, se convirtieron en la fuerza principal con la que la NASA consiguió posicionarse en primer lugar en la Carrera Espacial. Aunque fueron muchas y todas ellas desempeñaron papeles importantes, la autora se centra en tres mujeres: Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson.

Aunque me parece un libro muy recomendable, también es cierto que puede ser una lectura un tanto farragosa porque contiene muchos nombres y fechas. Por ello, si no terminas de animarte con él, te aconsejo que veas la película, del mismo título, protagonizada por Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe. Altamente recomendable.

Y esto sería todo. No está mal, ¿verdad? Terminada la lista, me doy cuenta de que todas son historias reales o basadas en hechos reales y de que la única que no está escrita por una mujer, la tiene como protagonista. Prometo que no ha sido premeditado, pero me alegro de que haya quedado así. Y espero que te haya resultado interesante e inspiradora, ya que, quién sabe, quizá alguna de estas pueda acabar entre tus mejores lecturas de 2020.

¡Lo leo y te lo reseño cumple un año!

Hoy es un día especial para mí. Y es que este blog, este rinconcito que tanto me costó crear, cumple su primer año de vida.

No ha sido fácil. La constancia y yo no somos muy buenas amigas y tengo la fea costumbre de planear e, incluso, empezar proyectos que nunca llego a terminar (o con los que no llego muy lejos). Por eso estoy más orgullosa aún de este logro ya que, a pesar de algún que otro bache, sigo aquí. ¿Quién me lo iba a decir?

Este no es un blog con cientos o miles de seguidores. De hecho, apenas lo he paseado por redes sociales y poca gente de mi entorno sabe que existe, así que los seguidores son muy poquitos. Supongo que ahora empieza una nueva etapa en la que tendré que empezar a preocuparme más de esos temas.

Si estás leyendo esto, gracias por pasarte por este blog. Independientemente de si has entrado por primera vez, o por tercera, o si decidiste quedarte o no, espero haberte sido útil. Y, por supuesto, no me puedo olvidar de mis dos lectoras más fieles, que además han estado presentes en algunas de mis reseñas: mi madre y mi hermana. Ellas me animaron a empezar con esta idea y me han seguido durante todo este año, leyéndome, señalándome los errores y ayudándome con los dilemas. ¡Gracias!

Y ya me despido, con la intención de seguir leyendo y reseñando y de volver, en 366 días, con una entrada en la que celebrar el segundo cumpleaños de “Lo leo y te lo reseño”.

Propósitos lectores para 2020

La Navidad y el final del año traen consigo una serie de tradiciones que son casi inevitables. Los turrones dominan el paisaje en los supermercados, los hilos musicales se llenan de vocecillas chillonas que hablan de Belén y la gente se apiña alrededor de los mostradores de las pescaderías para comprar el marisco de nochebuena. Y luego están los propósitos de año nuevo. ¿Quién no ha hecho alguno? ¿Y quién lo ha cumplido? Pues eso, tradiciones que no pueden faltar. Y como yo no quiero saltarme la tradición, aquí vengo con una lista de propósitos literarios (porque son los únicos que seguramente cumpliré) para el año nuevo.

Leer más »

“Creatividad, S. A.”, de Ed Catmull

“Toy Story”, “Buscando a Nemo”, “Up”, “Del revés” o “Coco” son algunos de los títulos más importantes de Pixar, un estudio cinematográfico que irrumpió en nuestras vidas en 1995 con aquella pandilla de juguetes de Andy y que no ha parado de producir películas taquilleras desde entonces. Pero, ¿qué hay realmente detrás de Pixar? ¿Cómo un sueño pasa a convertirse en semejante realidad? En “Creatividad, S. A.”, el director de Pixar y Walt Disney Animation Studios nos lo cuenta.

Leer más »