Wrap up febrero ’20

Hoy toca hablar de las lecturas del mes de febrero. Con crisis lectora incluida, lo cierto es que el mes más corto del año no se me ha dado mal. Podría haber sido mejor, claro está, pero no me puedo quejar. Al final, conseguí cumplir con el reto ALP del mes (aunque in extremis) y cierro febrero con cinco lecturas. Mejorable, pero positivo.

El primer libro que terminé en febrero fue “Patria” de Fernando Aramburu. Ya le tenía ganas desde hacía tiempo, pero empezaba a ser cada vez más urgente leerlo. Y es que, por si no lo sabes, HBO estrenará en mayo la serie basada en esta novela. Así que quería tenerlo todo listo para poder verla. No me alargaré mucho porque ya hay reseña en el blog, pero, en líneas generales, fue una buena lectura.

Después le tocó el turno a “No está solo”, de Sandrone Dazieri. La acción de esta novela transcurre entre Roma y Cremona, la ciudad natal del autor. Cuenta con dos protagonistas de lujo: Colomba, una policía con un fuerte trastorno de estrés postraumático; y Dante, un hombre traumatizado por el secuestro que sufrió cuando era niño. Muy recomendable, pero sin perder de vista que se trata de la primera parte de una trilogía. Ojo al dato.

Mi tercera lectura del mes fue un ensayo. “Orígenes. Cómo la historia de la Tierra determina la historia de la humanidad”, de Lewis Dartnell, es un libro muy interesante en el que el autor nos va explicando, precisamente, lo que dice el subtítulo. La Tierra tiene muchos miles millones de años de historia y el ser humano la ha habitado durante una pequeñísima porción de ese tiempo. Pero no habríamos podido llegar hasta el momento actual de no ser por una serie de sucesos que ocurrieron en nuestro planeta mucho antes de que nosotros surgiéramos. Como digo, una lectura muy interesante.

El otro ensayo del mes fue una lectura de homenaje a Andalucía en el mes en el que celebrábamos nuestro día. “Flamenco. Arqueología de lo jondo”, de Antonio Manuel, es un libro cortito pero intenso en el que el autor defiende el origen andalusí de una de las artes más representativas de nuestra comunidad autónoma.

Y para terminar el mes, “Sombras sobre el Nilo”, de Kate Furnivall. Esta novela, ambientada en los años 30, nos lleva desde Inglaterra hasta Egipto, siguiendo los pasos de Jessie en la búsqueda de su hermano desaparecido. Una novela entretenida, pero olvidable.

Si te soy sincera, ahora que repaso las lecturas de febrero me doy cuenta de que ha sido un mes bastante positivo. No lo tenía tan claro antes de sentarme a escribir ya que esos días de crisis lectora no ayudaron demasiado, pero han sido cinco lectura interesantes, todas ellas entretenidas y, sobre todo, me han sacado de la apatía lectora y me han traído hasta marzo con las pilas cargadas.

Wrap up de enero ’20

Cuando publiqué la entrada sobre los propósitos lectores de 2020, creo recordar que dije que este año iba a leer para disfrutar. En 2019, después de superar dos veces el reto de Goodreads, me vine arriba y acabé leyendo solo para cumplir con la cifra, sin divertirme con algunas de las lecturas. Pero este año la historia está siendo diferente.

Durante el mes de enero he leído seis libros y un cómic. No está nada mal, ¿verdad? De hecho, podrían haber sido, al menos, un par de libros más, pero la última semana del mes se me ha complicado un poco y he tenido cero ganas de leer. Pero bueno, lo importante es que he ido leyendo a mi ritmo, sin agobiarme por cumplir plazos ni por leer más de lo que me iba apeteciendo.

Empecé enero con la lectura de “Impostores”, de Robin Cook. Era el primer libro que leía de este autor y, aunque no me maravilló, sí que me resultó una lectura entretenida. Creo recordar que tengo un libro más de este hombre en mi lista de pendientes, así que volveremos a encontrarnos.

La siguiente lectura fue rápida pero muy interesante. Se trata de “Cómo monetizar tu blog de escritor”, de Ana González Duque. Este libro es, en realidad, una especie de segunda parte de otro llamado “El escritor emprendedor”. Tanto la autora como quienes lo han leído recomiendan empezar por este último, pero yo a lo mío. Como decía antes, fue una lectura muy interesante, con consejos y experiencias propias de la autora que no solo sirven para un blog de escritor, sino que creo que son adaptables a otros proyectos. Prometo conseguir y leer el primero.

“Mitología de Nueva York”, de Vanessa Montfort, fue mi tercera lectura del mes. Por desgracia, tengo que decir que no ha sido lo mejor que haya leído. Se unen aquí dos circunstancias: que me esperaba otra cosa y que el libro va claramente de más a menos. No todo es negativo, eso es cierto, pero…

Aproveché un ratito de una mañana para leer, por fin, “El arte de la guerra”, de Sun Tzu. Hace años que lo compré en un puestecito de libros nuevos y muy baratos y ahí estaba, esperando desde entonces. La verdad es que ha sido un ni fu, ni fa. Es lo que es, un libro sobre la guerra, con consejos para defenderte y atacar y escrito en el año catapum. Supongo que una lectura más pausada te puede dar para sacar algunos consejos interesantes para el terreno de los negocios, por ejemplo.

“Bajo el cielo escarlata”, de Mark Sullivan, ha sido la mejor lectura del mes. Con diferencia. Y eso que a mí no me gusta demasiado leer sobre la Segunda Guerra Mundial. Esta novela está basada en la vida de Pino Lella, un chaval cuya vida se vio totalmente transformada con la irrupción de los nazis en Milán. No es una historia agradable, ya que a Pino le pasan muchas cosas y presencia muchas otras que son bastante duras. Aun así, es un libro que merece mucho la pena leer.

Con “El laberinto de la Atlántida”, de Álvaro Bermejo, me pasó algo parecido a lo de “Mitología de Nueva York”, pero peor. Me explico. Poco antes de conseguir este libro, vi un documental en el que se trabajaba sobre la hipótesis de que la mítica Atlántida hubiese estado en lo que hoy conocemos por la isla de Santorini. Aquella historia me resultó tan interesante que, al ver esa palabra en el título de este libro, empecé a generarme ciertas espectativas. Eso, unido a que la sinopsis me hizo pensar que la historia iría por otro camino y a que, nuevamente, iba de más a menos.

Para cerrar el mes, viendo que no iba a avanzar más con los libros que tengo empezados, decidí leerme un cómic. En este caso, se trata de “Batman: La noche de los Monster Men”. No sé muy bien cómo reseñar un cómic, la verdad, pero sí creo que puedo decir que no me ha gustado mucho el dibujo y que, aunque la historia genera cierta tensión, el final no es muy allá que digamos.


Estas han sido mis siete lecturas de enero. He tenido algunos “tropezones”, pero creo que ha sido un buen mes. He leído mucho, con tres lecturas que han pasado de las 500 páginas. Y, por supuesto, lo que más ilusión me hace es haber superado el reto ALP de enero. El único tironcillo de orejas que me doy a mi misma es el no haber empezado antes con el propósito de leer un libro al mes en inglés. Estoy en ello y ayer (31 de enero) superé la mitad del libro, así que ahí vamos.

Y eso sería todo. Yo volveré el lunes con la entrada habitual sobre las lecturas de la semana. Con casi total seguridad, la semana que viene no habrá reseñas en el blog, ya que no he podido terminar ningún libro y no creo que lo haga a tiempo. Eso sí, el sábado toca entrada sobre las compras de enero. No te la vayas a perder.

Wrap up diciembre 19

Hoy es el segundo sábado del mes y eso significa que toca hacer recuento de los libros leído en el mes anterior, en este caso, diciembre de 2019. No fue un mal mes, teniendo en cuenta que cayeron 11 libros, lo que iguala a mis mejores meses lectores de año.

“Un inquietante amanecer”, de Mari Jungstedt. La quinta novela de la serie de Gotland y, para mí, la mejor hasta ahora. Sigo teniendo el mismo problema con la historia de Emma y Johan, pero lo demás me ha sorprendido para bien.

“Un amor a la italiana”, de Norah Carter, Monica Hoff y Patrick Norton. Una novela cortita, para leer en un rato, que no tiene mucha chicha. Lo que más me ha sorprendido de esta historia es el hecho de que tenga tres autores, teniendo en cuenta su extensión (104 páginas).

“El milagro original”, de Gilles Legardinier. Una novela que auna robos de obras de arte, antigüedades e investigaciones. Entretenida, pero con un protagonista un pelín insufrible. Ha sido una buena lectura, aunque mejoraría con unos diálogos menos extensos.

“El taxidermista”, de Enrique Laso. Otra novela corta aunque, en este caso, con más tema. Es una historia fácil de leer, incluso si el tema de la taxidermia no te interesa demasiado (tiene peso, aunque no es un manual sobre la profesión).

“Mujer océano”, de Vanesa Martín, y “Siempre donde quieras”, de Diego Ojeda eran los dos libros de poesía que tenía pendientes por leer. La verdad es que no consigo cogerle el punto a este género, así que no tengo mucho que decir respecto a estas dos lecturas.

“Lo que te diré cuando te vuelva a ver”, de Albert Espinosa. Repetía con el autor y, aunque no ha sido una mala lectura, no he encontrado nada nuevo. Creo que tiene un patrón que funciona y que se atiene a él libro tras libro. No tiene que ser necesariamente algo negativo, pero tampoco es la mejor noticia.

“El inocente”, de Mario Escobar. Otro autor con el que repetía. No tenía muchas esperanzas ya que el primer libro que leí de él me decepcionó y no quería poner mucha presión en esta lectura. No ha sido una mala lectura, así que espero que siga la racha con la siguiente.

“La guía de los hábitos”, de Leo Babauta. Con el año nuevo a la vuelta de la esquina, me pareció buena idea leer sobre cómo crear nuevos hábitos. Esta guía es un conjunto de consejos que pueden resultar muy útiles si tu objetivo es hacer cambios en tu vida.

“Leyendas”, de Gustavo Adolfo Bécquer. Este es, probablemente, el libro que más tiempo lleva conmigo de todos los que tengo. Fue una lectura obligatoria del instituto, aunque solo leímos algunas leyendas elegidas por la profesora. Ha sido una lectura curiosa porque, cuanto más leía, más me apetecía seguir. ¿Quién lo iba a decir?

“Un paseo para recordar”, de Nicholas Sparks. Una novela en la línea de las del autor, aunque con una extensión ideal para que se convierta en el libro con el que descubrir su escritura o para un día lluvioso en el que te toca quedarte en casa.

Estos han sido todos los libros leídos en diciembre, los elegidos para cerrar 2019. No ha sido un mal mes en cuanto a cantidad y tampoco en cuanto a calidad, aunque no haya sido, ni mucho menos, el mejor. Ha habido variedad, cosa que siempre es importante, pero también ha habido mucha lectura “por compromiso”. Y es que he estado leyendo más para cumplir el reto de Goodreads que para disfrutar de la lectura y eso nunca puede salir bien. Lección aprendida.

Lecturas de septiembre 2019

Una vez más, toca hacer balance de las lecturas del mes anterior. Septiembre ha sido el mejor mes de este año a nivel lector (y eso que pensaba que iba a ser difícil superar los once libros de julio y agosto). Después de un 2018 muy malo en cuanto a lecturas, lo que más me sorprende son las ganas de leer que estoy teniendo todo el tiempo. Pero vamos a dejarnos de cháchara y a meternos en harina de una vez.

Leer más »

Lecturas de agosto 2019

Ya han pasado unos días desde que terminó agosto y es un buen momento para hacer un balance de lo que ha sido el mes a nivel lector. Lo primero que debo decir es que estoy realmente sorprendida por mi ritmo de lectura durante este verano. Entre los meses de julio y agosto he leído un total de 22 libros (11 cada mes) y creo que es la primera vez en mi vida que ocurre algo así.

Leer más »

Lecturas de julio 2019

Llega agosto y toca hacer balance de las lecturas del mes anterior. He acabado julio bastante contenta, porque, a diferencia de otros años, no he perdido las ganas de leer por culpa del calor y cierro el mes con once lecturas. Ha sido un mes muy positivo por la cantidad y la variedad de lecturas, pero también porque el día 31 cumplí con mi reto de Goodreads de 2019.

Leer más »