Mejores lecturas de 2019

En el wrap up de diciembre comenté que me quedaba una entrada más para cerrar el 2019. Pues aquí está: una pequeña recopilación de las mejores lecturas del año. Sí, ya sé lo que estás pensando: “a buenas horas…”. ¿Pero no dicen que más vale tarde que nunca? Además, todavía hay gente por ahí deseándole un feliz año a los demás…

En 2019 leí 100 libros, lo que supone una alegría para mí por dos razones: primero, porque nunca había leído tanto en un solo año, y segundo, porque venía de una gran crisis lectora en 2018, por culpa de la cual leí solo 29 libros. Además, he aprendido dos cosas importantes: que “leer más” no significa “leer mejor” y que lo mejor es buscar un término medio (ni 29, ni 100).

Dicho esto, vamos con las que fueron las mejores lecturas de 2019. He elegido cinco, pero no sabría decir cuál me ha gustado más, así que las voy a ir nombrando en el mismo orden en que las leí.

La primera gran lectura de 2019 fue “Yo, Julia”, de Santiago Posteguillo, que leí en febrero. Julia Domna fue una mujer adelantada a su tiempo y, por desgracia, la Historia la ha olvidado. Por eso me parece tan recomendable este libro. No solo está bien escrito, sino que nos trae una historia poco conocida, con una protagonista carismática con una inteligencia y una capacidad estratégica superiores a las de sus contemporáneos, cuyo gran proyecto era fundar una dinastía de emperadores. Que no te asusten sus algo más de 700 páginas porque, palabrita, merecen la pena todas y cada una de ellas.

En abril le tocó el turno a “Los niños de Lemóniz”, de Estela Baz. Esta es la historia del infierno que vivieron los trabajadores de la central nuclear de Lemóniz y sus familias por culpa de las amenazas y los ataques de ETA. La autora utiliza su propia infancia como base para construir este relato que es más especial si cabe por estar narrado por una niña de apenas 4 o 5 años, Ángela. Esto, precisamente, hizo que no fuese una lectura fácil para mí, ya que había momentos en los que necesitaba parar y respirar hondo. Sin embargo, creo que es de esas historias que se deben conocer y que no podrían estar mejor escritas.

A principios de julio terminé “Voces de Chernóbil”, de Svetlana Alexievich. Lo tenía pendiente desde hacía algún tiempo, pero todo se precipitó con el estreno de la serie de HBO (que está parcialmente basada en él). Se trata de un libro que recoge el testimonio de personas que, de una u otra forma, estuvieron relacionadas con el desastre nuclear de Chernóbil. La autora, galardonada con el Premio Nobel de Literatura de 2015, consigue retratar a la perfección la mentalidad de los vecinos de la zona, además de descubrirnos el impacto que años después (fue escrito en 1997) sigue teniendo lo ocurrido. Y no solo en Ucrania, sino también en Bielorrusia, de donde es la autora y cuya frontera se encuentra cerca de la central.

También en julio tuve la que, probablemente, ha sido la lectura más emocional de 2019: “13 almas”, de Sara de Miguel. A través de 13 historias reales, la autora nos habla de su labor como psicóloga de cuidados paliativos. Como te imaginarás, es un libro durísimo de leer, pero merece la pena hacerlo por toda la sabiduría vital que encierra. Y es que, tal y como yo lo veo, nadie entiende mejor el significado de la vida que aquel o aquella a quien se le acaba el tiempo.

Por último, en noviembre terminé “Figuras ocultas”, de Margot Lee Shetterly. Este ensayo nos descubre la historia de aquellas mujeres afroamericanas matemáticas que, en la época de la segregación en EEUU, se convirtieron en la fuerza principal con la que la NASA consiguió posicionarse en primer lugar en la Carrera Espacial. Aunque fueron muchas y todas ellas desempeñaron papeles importantes, la autora se centra en tres mujeres: Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson.

Aunque me parece un libro muy recomendable, también es cierto que puede ser una lectura un tanto farragosa porque contiene muchos nombres y fechas. Por ello, si no terminas de animarte con él, te aconsejo que veas la película, del mismo título, protagonizada por Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe. Altamente recomendable.

Y esto sería todo. No está mal, ¿verdad? Terminada la lista, me doy cuenta de que todas son historias reales o basadas en hechos reales y de que la única que no está escrita por una mujer, la tiene como protagonista. Prometo que no ha sido premeditado, pero me alegro de que haya quedado así. Y espero que te haya resultado interesante e inspiradora, ya que, quién sabe, quizá alguna de estas pueda acabar entre tus mejores lecturas de 2020.

"Bajo un cielo escarlata", de Mark Sullivan

Milán, 1943. Pino Lella es un chaval de 17 años al que solo le intetesan las chicas y la música. Pero todo va a cambiar para él cuando, una tarde, la ciudad sufra su primer bombardeo.
La llegada de los nazis a Italia convertirá en hombre a aquel muchacho y le llevará a enrolarse en una peligrosa cruzada contra el enemigo. Primero como guía para los judíos a los que ayudaba a salir del país y luego como espía, Pino estaba llamado a convertirse en uno de esos héroes olvidados por la Historia.

Creo que se pueden contar con los dedos de una mano los libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial que he leído. Y es algo que me resulta curioso, ya que parece ser un tema que atrae la atención de muchos/as lectores/as. Yo, en cambio, tiendo a evitarlo siempre que puedo porque me produce muchísima tristeza. De esa que no se va cuando cierras el libro. Así que supongo que te preguntarás qué hacía yo leyendo “Bajo un cielo escarlata”.

Una de las cosas que me atrajo de este libro fue que estuviese ambientado en Milán. Italia es, junto con Grecia, un país sobre el que siempre me gusta leer. Pero, sobre todo, me apetecía conocer la historia de Pino Lella. Y es que esta novela está basada en una historia real, la de la vida de este chaval de 17 años que, de la noche a la mañana, pasó de ser un muchacho normal y corriente a verse involucrado en uno de los episodios más crueles de la Historia, convirtiéndose en un héroe de aquella guerra sin sentido.

Tengo que decir que, pese a la tristeza que me ha generado este libro, me ha encantado. Es una historia durísima, pero tiene mucha fuerza y consiguió engancharme completamente. Creo que ha sido un acierto por parte del autor el lanzarse a contarla y hacerlo, además, de este modo. Toda la historia está narrada en tercera persona, pero nunca dejamos de acompañar a Pino en su camino desde aquel primer bombardeo en Milán hasta el fin de la guerra.

Al principio del libro, el autor incluye una nota en la que explica cómo llegó hasta esta historia, en un momento de su vida realmente complicado, y cómo trabajar en ella lo cambió todo para él. También explica el proceso que ha seguido para escribirla. Si no recuerdo mal, le ha llevado unos 10 años hacerlo, entre entrevistas, investigación, viajes y demás. Es decir, no solo es una historia que, en sí misma, impresiona, sino que además está realmente trabajada.

Evidentemente, Pino es el gran protagonista y el personaje al que llegamos a conocer mejor, con el que más tiempo vamos a pasar durante el relato. Pero todos aquellos que le acompañan también son personajes bien definidos, a los que llegas a sentir que conoces de algún modo. Aquí hay que tener en cuenta que todo es 100% real, es decir, que el autor ha tenido que imaginar algunas situaciones, algunas conversaciones. Pero creo que todo queda muy en la misma línea.

Aunque la base de este libro es la historia de Pino y cómo se vio involucrado en esta guerra, también hay espacio para el amor. Yo, que soy bastante “arromántica”, no he tenido grandes problema con este tema. Creo que está bien llevada y, además, tiene cierto peso en la historia, así que no hay pega que ponerle.

Como buena aficionada al motor, me hizo mucha ilusión leer sobre la amistad entre Pino y Alberto Ascari, campeón del mundo de Fórmula 1 en 1952 y 1953. Lo mismo me pasó cuando Pino pasó por Módena, la casa de Ferrari, o en los viajes a la estación de tren de Monza, la sede del Gran Premio de Italia de Fórmula 1. Solo son cosas curiosas, que seguramente solo me llaman la atención a mí, pero ahí quedan.

Al final del libro hay un apartado en el que el autor nos habla de lo que fue de algunos de los personajes que circulan por esta historia. Es algo que siempre me gusta leer (o ver cuando se trata de una película) y que da una muestra más del gran trabajo de documentación que ha hecho para escribir este libro.

Antes de cerrar esta reseña, me queda por comentar que parte de su sinopsis recomienda este libro a quienes les gustasen “La luz que no puedes ver”, de Anthony Doerr o “El ruiseñor”, de Kristin Hannah. Yo solo he leído el primero (creo que tengo el segundo en la lista de pendientes para el reto), pero creo que “Bajo un cielo escarlata” me ha gustado mucho más, por si sirve de referencia.

Resumiendo… “Bajo un cielo escarlata” es una novela cuya fuerza reside en la historia real en la que está basada. Una historia bien trabajada que engancha y se lee con rapidez, a pesar de sus casi 600 páginas. Recomendable tanto si eres aficionado/a a los libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial como si no.

Esta semana… #04/2020

Empezamos una nueva semana, la cuarta del año, con el famoso Blue Monday. Dicen los expertos que hoy es el día más triste del año porque la gente ya ha vuelto a la rutina, las vacaciones de Navidad se van quedando atrás y la mayoría de los buenos propósitos se van abandonando. Yo diría que esto es más bien una tontería muy gorda, pero no soy experta…

Dicho esto, vamos con la rutina de cada lunes. Se puede decir que esta va a ser una semana “de arrastre”, ya que vengo con dos libros que empecé a leer durante el fin de semana.

El primero de ellos es “Wonder Woman”, de Nancy Holder. El subtitulo de este libro es “the official movie novelization”, es decir, la novelización oficial de la película.

Uno de mis propósitos literarios de año nuevo es leer un libro en inglés cada mes. Y este sería el de enero. Además, era uno de los 300 de la lista de pendientes, así que me viene doblemente bien leerlo. Lo empecé el sábado y voy a capítulo por día, así que seguramente lo acabaré en febrero… Pero lo importante es que estoy leyendo en inglés. Quedémonos con eso.

El otro libro que estoy leyendo es “El laberinto de la Atlántida”, de Álvaro Bermejo. Es el último de los libros del reto ALP de enero, un buen tocho de casi 650 páginas del que ya llevo casi un 40% leído.

Está resultado una lectura entretenida, aunque no es exactamente lo que me esperaba (lo que no tiene por qué ser necesariamente malo). Aún así, se avanza bien, así que espero acabar con él antes del fin de semana.

Todavía no tengo muy claro qué haré después. En principio, mi siguiente lectura debería ser el ensayo “Orígenes”, de Lewis Dartnell, que trata sobre cómo ha influido la Tierra en la historia de la humanidad. Pero tampoco descarto tirar por la lista de pendientes y escoger alguna lectura rapidita.

Book Haul diciembre 2019

Ya va siendo hora de dar carpetazo al 2019. Por eso, hoy te voy a contar qué libros compré en diciembre y ya solo me quedaría una última entrada, a modo de balance de lo que fue el año pasado en cuanto a lecturas. Algo así como un top de los mejores libros. No sé cómo acabará quedando una vez me ponga a escribirlo. Pero primero lo primero.

Después de la locura consumista de los meses anteriores, en diciembre me porté bastante bien y solo cayeron cuatro libros. Vale, son muchos teniendo en cuenta la cantidad de pendientes que tengo, pero…

El primero fue “El mensaje que llegó en una botella”, de Jussi Adler-Olsen. Se trata de la tercera parte de la serie del Departamento Q. Esta serie la empecé en 2018 (creo) y, aunque me gustó el primer libro, todavía no he leído el segundo. Este año espero avanzar con ella, aunque todavía tengo que conseguir el cuarto.

Después me hice con “Las huellas de la vida”, de Tracy Chevalier. De esta autora llevo años queriendo leer “La joven de la perla”, pero se me cruzó antes este libro. Se trata de una novela que cuenta la historia de Mary Anning y Elizabeth Philpot, dos mujeres unidas por su pasión por los fósiles. Creo recordar haber leído algo sobre la primera, pero nada sobre la segunda. Así que este libro puede ser una buena forma de conocer mejor la historia estas dos paleontólogas.

El siguiente libro fue “Zona peligrosa”, de Lee Child. Es la primera entrega de la serie sobre Jack Reacher, un policía militar a quien da vida en el cine Tom Cruise. Hace tiempo me compré una de sus novelas y resultó ser la décima de la serie, así que ahí esta, muerta de risa. A ver qué pasa después de leer esta historia.

Y por último, me compré “Leyendas de Tartessos”, de Manuel Pimentel. Es un libro que reúne algunos de los mitos y las leyendas más importantes de la primera civilización de Occidente, una de las que tuvo cierto impacto en Andalucía. Motivo más que suficiente para querer saber más.

¿Ves lo que te decía? Un mes tranquilo, con pocas compras, pero sin duda interesantes. Estos libros han pasado a formar parte de la lista de pendientes sobre la que he organizado mi reto, así que no sé exactamente cuándo los leeré, aunque intentaré que no pase demasiado tiempo, ya que algunos de ellos me interesan mucho.

Y esto es todo. Como decía al principio, me queda una entrada más sobre 2019, que publicaré la próxima semana. Con eso daré por terminado un 2019 que, poco a poco, se nos va quedando atrás. ¡Cómo pasa el tiempo!

Reseña: "Mitología de Nueva York", de Vanessa Montfort

Dan Rogers es un jugador de cartas que trabaja como confidente para la policía de Nueva York. Cuando se sospecha que una serie de asesinatos puede estar relacionada con una organización llamada “Los Hijos del Azar” y con partidas ilegales de Black Jack, Dan se infiltra para ayudar a detener a los asesinos. Pero Dan tiene otros problemas, como un creciente y casi obsesivo sentimiento romántico hacia una chica misteriosa o el hecho de descubrir y lidiar con su verdadera naturaleza.

A veces, ocurre que te compras un libro por su sinopsis y, al terminar de leerlo, resulta que la historia no tiene tanto que ver con lo que te habían prometido. Te ha pasado, ¿verdad? Pues esa ha sido mi experiencia con el libro que reseño hoy. Una lectura que prometía mucho pero cuya sinopsis da a entender que la historia tomará otro camino.

Tengo varias cosas que decir a favor de este libro. Por ejemplo, que es original. No quiero entrar en muchos detalles, pero se puede decir que esta lectura es algo así como leer un libro dentro de otro libro, pero con las anotaciones de su protagonista. Resulta curioso, además de que debe ser complicado escribir una historia de esta forma.

Otra cosa interesante de este libro es que su inicio engancha. Empiezas a leer y quieres saber más, tener más información que te ayude a ubicarte un poco y entrar en la historia. Además, tiene buenos personajes, bien dibujados. El protagonista no se me ha hecho mucho de querer, pero me ha parecido un buen protagonista. Y como curiosidad, se hacen muchas referencias a los superhéroes de cómics. Especialmente, a Los Vengadores.

El último punto a favor de esta novela es para la presentación que nos hace de la ciudad de Nueva York. Es una Nueva York de ficción, ya que, como decía al principio, estamos leyendo un libro dentro de otro libro. Pero, aún así, la autora consigue convertir a la ciudad en un personaje más, uno importante. Y lo cierto es que, en algunos momentos, casi puedes ver lo que te describe.

Hasta ahí todo lo positivo. Ahora vamos con las pegas. Para mí, hay dos. Por un lado, está el hecho de que esta historia es algo así como un pinchazo lento en una rueda. Empiezas bien, con un inicio atractivo, pero luego pincha y empiezas a notar cómo va perdiendo fuerza y va dejando de resultar interesante para empezar a convertirse en una lucha por continuar una carrera que sabes que no va a acabar bien. Y es que, si no te has retirado antes, llegas al final con ganas de que acabe pronto, aunque sea de mala manera.

Por otro lado, está el tema de la sinopsis que te comentaba antes. Creo que, en realidad, ambos problemas están muy relacionados. Si a una historia que va de menos a más le sumas que una descripción que no es lo que te estás encontrando… Esperaba algo más enfocado hacia esos crímenes de los que habla la sinopsis, más acción en cuanto a la investigación o a esas apuestas ilegales. Algo más tirando a lo negro o lo policíaco. Pero lo cierto es que esta historia, a medida que avanza, se inclina más hacia los sentimientos románticos del protagonista. La sensación según avanzaba era que nos manteníamos en una tensa espera mientras él daba vueltas de un lado a otro de Nueva York, sin que ocurriese nada realmente.

En cuanto al final, no digo que sea predecible, pero tampoco sorprende como debería y creo que es por esas ganas que tienes de que acabe de una vez. Eso sí, hay que reconocerle a la autora que la novela tiene buenos giros, sorprendentes incluso, pero no le ayuda nada esa pérdida de interés progresiva.

Compramos este libro en aquel stand de Carrefour de libros a tres euros, por lo que, en lo económico, no duele tanto el chasco. Eso sí, algo que hay que reconocerle a la editorial Algaida es que la edición es muy cómoda, ya que no es nada rígida y tampoco pesa demasiado. Y encima tiene unas letras bastante hermosas, cosa que no solo hace que no te dejes la vista en las páginas, sino que también te da la sensación de que avanzas más rápido.

Resumiendo… “Mitología de Nueva York” es una novela que va de más a menos y que tiene una sinopsis un tanto traicionera. No creo que esté mal escrita, pero sí me parece que la premisa está mal aprovechada. No me arriesgaría a recomendarlo, pero tampoco te diría que no le des una oportunidad. Supongo que, al final, todo es cuestión de gustos.

Reseña: "Cómo monetizar tu blog de escritor", de Ana González Duque

Si tu meta en la vida es ser un/a escritor/a profesional, con visibilidad en la red y libros publicados que funcionen como ingresos pasivos, este libro es lo que buscas. Con él, descubrirás cómo con una buena dosis de creatividad y de energía emprendedora, puedes convertir tu pasión en profesión.

Siempre me ha llamado la atención todo el tema de la escritura, aunque también me ha dado bastante miedo. Supongo que, en parte, porque nunca he tenido ni un hábito de escritura ni un plan. Añade a eso que soy una persona muy indecisa y que la constancia no es mi fuerte y tienes un cóctel de “escritora frustrada” la mar de apañado.

Como no me he rendido todavía, lo que hago es ir leyendo sobre el tema en libros y blogs, tratando de encontrar la inspiración que me falta para lanzarme de cabeza a ello. Por eso hoy vengo a hablar de este libro, que me ha parecido muy recomendable.

Había oído hablar de la autora alguna vez, en algún canal de Youtube sobre libros, pero no conocía su trabajo. Hasta que vi este libro en las ofertas de Kindle Flash y dije “pa mí”. La cuestión es que tanto en los comentarios de Amazon como en la introducción del libro, se aconseja leer primero otro libro de la autora que se titula “El escritor emprendedor” porque, como bien dice ella, lo primero es crear el hábito de escribir. Pero como yo soy así de rebelde, he empezado la casa por el tejado…

Creo que este es un libro muy interesante si estás interesado/a en convertirte en escritor profesional y, como dice la sinopsis, tienes una mentalidad emprendedora y eres un autor híbrido. La autora da mucho consejos sobre cómo puedes conseguir llegar a ese punto y lo hace desde su experiencia personal, con la intención de ayudarte a encontrar el camino, pero sin pintarte todo de color de rosa. Escribir de forma profesional no es fácil. Trabajar desde casa, siendo tu propio jefe y con la incertidumbre de si venderás o no, es duro. Pero la historia de la propia autora te muestra que, con trabajo y muchas ganas, se puede conseguir.

Tengo pendiente conseguir el libro que comentaba antes, ya que crear un hábito de escritura más allá de las reseñas de este blog es uno de mis propósitos para este año. Y después de la experiencia con esta lectura, por el modo en que la autora escribe y expone sus consejos y sus argumentos, casi que necesito leerlo. Sé que también tiene un blog y creo que un canal de Youtube, así que todavía tengo tarea por delante.

Resumiendo… “Cómo monetizar tu blog de escritor” es una lectura muy interesante, sobre todo si estás en el punto adecuado. A mí todavía me queda mucho camino por recorrer, así que espero volver a este libro dentro de un tiempo y poder poner todo estos consejos en práctica.

Esta semana… #03/2020

Vamos ya a por una nueva semana. Estamos ya en la mitad de este mes de enero y las cosas, a nivel lector, avanzan lentas pero seguras. Así que vamos a ver si mantenemos la racha e, incluso, le damos un poco de vidilla.

Para esta semana, he decidido leer “Bajo un cielo escarlata”, de Mark T. Sullivan. Se trata de una historia basada en un hecho real, que tiene como protagonista a Pino Lella, un muchacho italiano que se vio obligado a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial en el bando alemán.

No soy muy amiga de los libros ambientados en esta época, pero este libro me llamó la atención cuando vi su reseña en varios blogs y aproveché que salía en oferta del Kindle Flash para hacerme con él.

Espero poder tener un mejor ritmo lector esta semana, pero no hago planes, ya que tengo dos opciones y todo dependerá de cómo salga de esta lectura. Por ahora, voy a centrarme en esta novela y luego ya se verá.

Wrap up diciembre 19

Hoy es el segundo sábado del mes y eso significa que toca hacer recuento de los libros leído en el mes anterior, en este caso, diciembre de 2019. No fue un mal mes, teniendo en cuenta que cayeron 11 libros, lo que iguala a mis mejores meses lectores de año.

“Un inquietante amanecer”, de Mari Jungstedt. La quinta novela de la serie de Gotland y, para mí, la mejor hasta ahora. Sigo teniendo el mismo problema con la historia de Emma y Johan, pero lo demás me ha sorprendido para bien.

“Un amor a la italiana”, de Norah Carter, Monica Hoff y Patrick Norton. Una novela cortita, para leer en un rato, que no tiene mucha chicha. Lo que más me ha sorprendido de esta historia es el hecho de que tenga tres autores, teniendo en cuenta su extensión (104 páginas).

“El milagro original”, de Gilles Legardinier. Una novela que auna robos de obras de arte, antigüedades e investigaciones. Entretenida, pero con un protagonista un pelín insufrible. Ha sido una buena lectura, aunque mejoraría con unos diálogos menos extensos.

“El taxidermista”, de Enrique Laso. Otra novela corta aunque, en este caso, con más tema. Es una historia fácil de leer, incluso si el tema de la taxidermia no te interesa demasiado (tiene peso, aunque no es un manual sobre la profesión).

“Mujer océano”, de Vanesa Martín, y “Siempre donde quieras”, de Diego Ojeda eran los dos libros de poesía que tenía pendientes por leer. La verdad es que no consigo cogerle el punto a este género, así que no tengo mucho que decir respecto a estas dos lecturas.

“Lo que te diré cuando te vuelva a ver”, de Albert Espinosa. Repetía con el autor y, aunque no ha sido una mala lectura, no he encontrado nada nuevo. Creo que tiene un patrón que funciona y que se atiene a él libro tras libro. No tiene que ser necesariamente algo negativo, pero tampoco es la mejor noticia.

“El inocente”, de Mario Escobar. Otro autor con el que repetía. No tenía muchas esperanzas ya que el primer libro que leí de él me decepcionó y no quería poner mucha presión en esta lectura. No ha sido una mala lectura, así que espero que siga la racha con la siguiente.

“La guía de los hábitos”, de Leo Babauta. Con el año nuevo a la vuelta de la esquina, me pareció buena idea leer sobre cómo crear nuevos hábitos. Esta guía es un conjunto de consejos que pueden resultar muy útiles si tu objetivo es hacer cambios en tu vida.

“Leyendas”, de Gustavo Adolfo Bécquer. Este es, probablemente, el libro que más tiempo lleva conmigo de todos los que tengo. Fue una lectura obligatoria del instituto, aunque solo leímos algunas leyendas elegidas por la profesora. Ha sido una lectura curiosa porque, cuanto más leía, más me apetecía seguir. ¿Quién lo iba a decir?

“Un paseo para recordar”, de Nicholas Sparks. Una novela en la línea de las del autor, aunque con una extensión ideal para que se convierta en el libro con el que descubrir su escritura o para un día lluvioso en el que te toca quedarte en casa.

Estos han sido todos los libros leídos en diciembre, los elegidos para cerrar 2019. No ha sido un mal mes en cuanto a cantidad y tampoco en cuanto a calidad, aunque no haya sido, ni mucho menos, el mejor. Ha habido variedad, cosa que siempre es importante, pero también ha habido mucha lectura “por compromiso”. Y es que he estado leyendo más para cumplir el reto de Goodreads que para disfrutar de la lectura y eso nunca puede salir bien. Lección aprendida.